¡SOBREVIVIR! ARENAL vs. MALVARROSA

 

La odisea de los campistas llega a su fin con el cierre de cada festival. Esto supone marcharse de aquel lugar que ha sido tu casa por unos días, donde has conocido gente, donde has reído, has llorado, has soportado altas temperaturas, donde apenas has dormido, pero sobretodo ese lugar donde vives momentos que, aun con el paso del tiempo, no escapan de tu memoria.

Sin embargo, no todo es felicidad, más bien, sobrevivir sería la palabra adecuada cuando hablamos de acampar. Y es precisamente lo que haces en las zonas de acampada del Arenal Sound, sobrevivir.

Pero se puede sobrevivir de distintas maneras. Por circunstancias de la vida, he llegado a residir en ambas zonas de descanso. El Arenal Sound te ofrece hasta 5 zonas para acampar durante la semana de conciertos. Empezando por el Camping Arenal, dividido por Zona A y Zona B -más próximo al recinto-,y el Camping Malvarrosa, compuesto por Norte, Centro y Sur -más alejada del festival-.

Y he aquí lo pregunta, ¿qué camping es el mejor?

Evidentemente, la respuesta es Camping Arenal, pero en este post lo que queremos es adentraros dentro de cada zona.

En mi primera experiencia como campista, tuve la oportunidad de acampar en el Camping Arenal, exactamente en la Zona B, y allí dentro en el “Glamping”.

Llegamos a Burriana el primer día que daba comienzo el festival -los dos primeros días suelen ser los más tranquilos respecto a conciertos y artistas- sobre las 10h salíamos de la estación de tren y fuimos directos a nuestro centro de acreditación.

No había casi cola para recoger las pulseras, esto pudo deberse a que el día anterior por la noche decidieron abrir puertas de las zonas de descanso, por la cantidad de personas que ya habían acudido a hacer cola.

Nos acreditamos y fuimos al camping. Una vez pasamos todo tipo de trámites llegamos a nuestra tienda, los pasillos eran estrechos, pero se podía circular, la tienda era una maravilla, más amplia de lo que podríamos pensar, éramos dos, pero allí dentro podían dormir hasta cuatro personas.

La semana que pasamos en el Camping Arenal no fue fácil, pero te acostumbras. No era una zona demasiado grande, pero en hora punta no había sitio con sombra que estuviera libre. Las horas cruciales, cuando el sol pega más fuerte, la única alternativa era estar en la playa o debajo de las duchas.

Se dice mucho de las duchas del Arenal Sound, pero una vez sientes el calor, la humedad y el sudor por tu cuerpo, agradeces tener unas duchas con el agua congelada.

El calor es insoportable, pero es lo que tiene el verano.

Pese a nuestra comodidad de poder tener el recinto de conciertos a un pie del camping, siempre tenias que atravesar el paseo marítimo, zona donde esta prohibido “detenerse”, pero donde todos se detienen.

Sin embargo, en el paseo marítimo tienes a tu alcance numerosos sitios donde poder sentarte a comer o comprar alguna prenda.

Nuestros amigos llegaron un día después del inicio del festival, por suerte encontraron sitio para su tienda. El aforo estaba completísimo, tanto es así que tuvieron que habilitar una zona del Glamping para los campistas que aún iban llegando días posteriores.

Con todo esto, aunque existan puntos negativos sobre el Camping Arenal, lo positivo que tiene puede más.

Alejado de la mano de dios, se encuentra el Camping Malvarrosa, una zona de descanso donde cuesta ubicarse.

Siguiendo la tradición, decidimos optar por el Glamping otra vez, pero lo que nos esperaba allí era una tremenda odisea.

Esta zona es mucho más grande que incluso el propio recinto de conciertos. El Glamping se ubicaba en la Zona Centro, pero a diferencia del Glamping Arenal, este tenía un masivo número de tiendas.

Los baños los encontrabas fuera, junto a los puestos de comida; los lugares con sombra eran igual o en menor numero que los del Camping Arenal; llegar a las duchas era como atravesar un desierto, hecho que a la vuelta hacía que estuvieras de nuevo sudando; las colas, interminables.

La limpieza de las zonas brillaba por su ausencia, debido a la extensión del terreno era casi imposible no ver basura, que se iba acumulando con el paso de los días.

Además, la opción para ir a la zona de conciertos era el famoso Sounder Bus, el cual siempre tenia una larga cola para subir. Y, no solo eso, el bus te deja al final, una vez llegas allí, tienes que recorrer todo el paseo marítimo para llegar al principio.

Todo esto hace que acabes el día con un cansancio insoportable, con muchas horas de sueño encima y en unas condiciones pésimas. El festival coloca escenarios dentro del Camping Malvarrosa, seguramente para aquellos que deciden no ir a los conciertos, ya sea por ganas o por el cansancio.

En definitiva, amigx si tienes la oportunidad de elegir, cosa que muy pocos pueden, ya sabes que el Camping Arenal es la mejor opción. Y si te va la aventura, échale ganas y sobrevive en el Camping Malvarrosa.

Alfred de OT arrasa en el Arenal Sound

Alfred García,  ex concursante de la última y exitosa edición de Operación Triunfo (OT), ha triunfado y nunca mejor dicho en el festival de Burriana. Tras su actuación en el Share Festival de Barcelona, este se convierte en el segundo gran concierto de su gira 1016 Is Coming Tour que, sin lugar a dudas, está siendo más que favorable para el joven catalán.

Con hora y media de antelación (17:30h), decenas de fans se situaban en la cola para entrar al recinto del escenario Desperados bajo pleno sol. Abanicos, pulverizadores de agua y carteles escritos con algunas de las letras compuestas por Alfred invadían la fila. No fue hasta una hora más tarde (18:30h) cuando los guardias de seguridad abrieron las vallas para permitir el paso. Sin respetar el orden de cola, los asistentes comenzaron a correr rápidamente con tal de estar entre las primeras filas y ver a ese chico que se enamoró en la academia de la gran Amaia de España, ganadora de OT.

El concierto no tuvo un buen inicio por el retraso de casi 45 minutos y que provocó un desajuste en las siguientes actuaciones como Taburete, David Otero, Maldita Nerea, Rels B o Nikone. No obstante, la organización del Arenal Sound y el equipo técnico intentó solucionar el problema lo más pronto posible con una directa y ágil preparación entre concierto y concierto.

A pesar del primer estrago, Alfred supo levantar a las masas gritando su nombre tras cada canción. Empezando por una de sus canciones favoritas que cantó en el programa, Insurrección, Alfred conquistó con algunas de sus canciones compuestas dentro de la academia y que todos sus fans se sabían al pie de la letra como 1016 o La ciudad. Tampoco podía faltar Que nos sigan las luces, que hizo estallar de emoción a las miles de personas que acudieron al esperado concierto.

Fueron claves los momentos previos a Sign of the times, de Harry Styles, donde el joven ex concursante reivindicó su actual condición. “¿Por qué Harry Styles no puede ser ahora un cantante de rock por venir de One Direction al igual que yo no puedo estar en el Arenal Sound por venir de Operación Triunfo?”, expuso Alfred junto a los fuertes aplausos del público.

Con todo, Alfred ha demostrado profesionalidad, humildad y compañerismo con su banda de músicos en una actuación que alcanzó aproximadamente una hora de duración y que supuso el aperitivo perfecto para la jornada del viernes del Arenal Sound.

Todos los festivales y artistas del momento